Preparamos el guión a través de la gamificación

¿Cómo hacer un guión de un cortometraje realizado por niños? Difícil tarea. Hasta ahora, de los tres cortos que habíamos rodado en Nuez, dos de ellos habían sido guionizados por la maestra, ya que el objetivo principal era la educación en valores. Solamente el guión de nuestro tercer corto fue realizado por los alumnos, aunque siguiendo ciertas pautas. Al crear nuestra propia productora, queremos también hacer partícipes a los alumnos de la elaboración del guión, aunque es inevitable que el profesorado implicado tenga que sentar ciertas bases en la historia al tratarse de un cortometraje enfocado hacia la convivencia.

Teniendo en cuenta estas dos premisas (que los alumnos participen y que en el corto se muestren valores cívicos), los maestros implicados en el proyecto comenzamos, allá por diciembre de 2014, a plantear el hilo conductor de nuestra historia. No vamos a desvelar aquí el argumento, pero sí vamos a explicar qué pasos seguimos hasta terminar el guión definitivo.

Una vez reunidos los maestros, en maratonianas jornadas fuera del colegio y fines de semana, al no disponer de horas de coordinación dedicadas a este proyecto de innovación, por fin tuvimos un primer boceto de nuestro guión. Hay que tener en cuenta un montón de factores a la hora de guionizar una historia, pero en nuestro caso todavía era más complejo, ya que implicaba rodar en dos localidades diferentes y todos y cada uno de los alumnos debían aparecer en el corto con cierto protagonismo.

Pero, ¿cómo podíamos hacer que nuestros 22 alumnos participasen en la elaboración del guión y además fuese de una manera más o menos justa? Nuestra respuesta fue clara: gamificando el guión.

La gamificación (término derivado del inglés “gamification”, “game”- juego) consiste en aplicar conceptos y dinámicas propias del diseño de juegos a campos muy diversos, en nuestro caso, la educación. Y eso fue lo que hicimos.

El boceto del guión estaba incompleto, había muchas cosas por decidir todavía, y precisamente esas decisiones eran las que iban a tomar los socios de la productora de la siguiente manera:

– Elaboramos una lista de diálogos y acciones que estaban sin decidir.

Creamos dos barajas: una de números impares y otra de números pares. En el reverso de carta escribimos diferentes opciones: que decidiese Nuez, que decidiese Monegrillo, volver a tirar el dado, etc.

dado y numeros

 

 

dado y cartas

 

– Nos conectamos por Skype y decidimos qué localidad tiraba el dado en primer lugar. Tras tirar dos veces el dado, sumamos los números y según el resultado cogimos una carta de la baraja de pares o impares. Según lo que aparecía en la baraja, decidía un pueblo u otro.

Durante este juego estuvimos trabajando conceptos matemáticos (suma y números pares e impares) y por lo tanto desarrollando la competencia matemática.

Tras dos sesiones pudimos terminar el guión y aprobarlo como definitivo. ¿Qué os parece esta técnica?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s